CETAES - Centro de Tratamiento de la Ansiedad y el Estrés

Centro de Tratamiento
de la Ansiedad y el Estrés

CETAES - Centro de Tratamiento de la Ansiedad y el Estrés
 

Consulta sobre problemas de ansiedad: pánico y agorafobia

Estimados Señores:

Mi nombre es María y el motivo de haberme atrevido a ponerme en contacto con usted es el siguiente:

Padezco de esa dichosa enfermedad a la que llaman Ansiedad, pero mi caso no se queda ahí, sino que tiene añadidos distintos ingredientes que en conjunto forman un cóctel al que ni yo misma sabría ponerle nombre.

Ataques de pánico muy intensos, agorafobia, un sinfín de síntomas casi inexplicables pero que hacen que mi vida, por llamarla de alguna manera, sea un auténtico laberinto de sufrimiento, no se imagina hasta qué punto.

Ya no puedo utilizar el metro, el tren, ascensores, lugares cerrados con mucha gente, el sentirme acalorada...tengo que enfrentarme a menudo al avion por mi trabajo y solo puedo hacerlo tomándome una pastilla (segun consejo médico)...siento que tengo miedo a enfrentarme con los sintomas del ataque de pánico (taquicardias, sofocos, temblores, dificultades respiratorias, miedo, inseguridad, preocupación,...) y sobre todo tengo miedo a que esto sea el principio de llegar a volverme loca.

He acudido a un profesional pero tras varias consultas no siento una verdadera empatía, ni siento que me esté ayudando.

Podré curarme algun dia y volver a ser la que era antes de esta pesadilla?

Tengo 30 años y todo esto lo vengo padeciendo desde los 19, claro que aumentando la intensidad.

He pasado por todas las manos de profesionales que han estado a mi alcance pero todavía no han dado con la clave, no es que me sienta un bicho raro pero mi paciencia está llegando al límite.

Actualmente tomo un tratamiento bastante fuerte formado por Trankimazín 2 mg., Besitran 50 mg. y Lantanón 30 mg.

Me estoy extendiendo demasiado.

Me gustaría saber su opinión como profesional en la materia, sino es mucha molestia, si alguna vez estaré en disposición de ver un poco la luz en mi camino, ya que a día de hoy no ha sido así, a pesar de que estoy un poco más estabilizada gracias al tratamiento del que tendré que prescindir si decido por ejemplo ser madre que ya me va apeteciendo pero no me siento capaz.

Ya le decía que me encuentro estabilizada, pero se acerca una mala época y tiemblo de miedo al pensar que tendré que pasar otra vez por lo mismo y que ya no tendré a qué acudir porque ya no puedo tomar más pastillas. El temor del que le hable le puedo asegurar que es totalmente fundado porque mi vida se limita de tal manera en las crisis que, por poner un ejemplo, no soy capaz ni de ducharme.

Cuento con un informe de diagnóstico emitido por el último profesional por el que he pasado, el cual estaría gustosa de poner a su disposición.

Además se podrá hacer una idea de la cantidad de euros que me he gastado ya, o mejor dicho, se ha gastado mi familia, porque esta enfermedad me hace sentirme incapaz de trabajar, ya no sé qué hacer, he pensado en lo peor.

Muchísimas gracias de antemano.

RESPUESTA

Estimada María:

Nos dices que tienes muchos problemas, pero sólo mencionas "agorafobia con ataques de pánico". No sé si te pasan más cosas, o es que no las describes en tu mensaje. Si sólo es ese el problema, te diré que tiene muy buen pronóstico, si lo trata un psicólogo especializado en ansiedad y estrés.

Siempre será de interés leer los informes que tengas.

Debes tener información sobre la agorafobia con ataques de pánico, para que entiendas cómo se produce el problema (lo provocan tus pensamientos) y sepas cómo aprender a solucionarlo.

Por lo que nos cuentas, parece seguro que lo que tienes son "crisis de angustia" o "ataques de pánico", que con el tiempo se transforma en un "trastorno de angustia" o "trastorno de pánico", que suele ir unido a una "agorafobia".

A las personas que tienen un trastorno de pánico con agorafobia, como parece ser tu caso, es necesario suministrarles en primer lugar información sobre su trastorno. Es bueno leer libros de información general sobre qué es la ansiedad, cómo funciona, cuándo es normal, o cuándo se convierte en un problema. "La ansiedad. Claves para vencerla" (Editorial Arguval) es un libro sencillo que resume bien todos esos temas, para empezar a entender lo que está pasando.

El ataque de pánico, o crisis de ansiedad, se confunde en muchas ocasiones con un ataque al corazón, o mareo intenso (vértigo), o estar volvíendose loco, en definitiva, una pérdida total del control con consecuencias terribles, cuando en realidad lo que está experimentando es ansiedad. Como uno piensa que es algo tan grave, se genera más ansiedad, más alarma, y... uno percibe más síntomas de activación fisiológica, que vuelve a mal-interpretar como algo mucho peor de lo que es. Cuando se percibe tanta ansiedad, tanta activación fisiológica (taquicardia, mareo, temblores, dificultades respiratorias, etc.), uno se convence de que realmente está sucediendo algo muy grave. En fin... estos ataques suelen terminar en urgencias, muchas veces, dónde el personal médico suministra un tranquilizante o ansiolítico, que reduce la activación fisiológica y la sensación de pánico. Pero queda un aprendizaje terrible, grabado a fuego en la memoria, con un temor considerable a que se vuelva a repetir. Uno no sabe cómo, ni por qué, se ha producido, y teme que pueda repetirse.

La agorafobia consiste en un miedo intenso a las situaciones en las que se suelen producir los ataques de pánico. Este miedo intenso lleva a intentar evitar esas situaciones, y si no se pueden evitar se genera una gran angustia, que puede terminar en nuevos ataques de pánico. Es decir, después de años sufriendo crisis de ansiedad, seguramente cumples ya los criterios de un "trastorno de pánico con agorafobia", llamado también "trastorno de angustia con agorafobia".

Te envío los criterios de diagnóstico al final de este mensaje.

Sólo tomando fármacos no se suele resolver el problema. Mira a ver si puedes comprar el libro "Venza sus temores", Editorial Robin Book, de R. Peurifoy. Sería bueno leer este libro, para irte convenciendo de que tu problema es sólo ansiedad, y que el problema de ansiedad lo produces tú misma:

· pensando (por ejemplo, pensando erróneamente que es un problema orgánico grave, y que no tiene solución, o simplemente pensando que no se puede curar y que cada vez te va a afectar más en ciertas situaciones),

· dándole mucha importancia a tus pensamientos erróneos (que crees que son realistas o "verdaderos")

· dedicando mucho tiempo, mucha atención a tus sensaciones físicas de activación fisiológica (aumentos de tasa cardiaca, tasa respiratoria, tensión muscular, temblores, temperatura, mareos, etc.)

· interpretando erróneamente esos síntomas de activación fisiológica

En todos estos casos lo que sucede es que se cometen, con mucha frecuencia, dos tipos de errores:

. el error o sesgo interpretativo (se piensa que los síntomas de ansiedad son algo mucho más grave que simple ansiedad, y uno está firmemente convencido, y se le da muchísima importancia a esos síntomas de ansiedad)

. el error o sesgo atencional (se piensa continuamente en el problema,... cualquier síntoma de ansiedad dispara la alarma... y se vuelve a pensar en ello)

Estos dos tipos de errores explican muy bien lo que sucede y, por lo tanto, lo que hay que hacer para resolver el problema.

Te envío un listado de pensamientos erróneos relacionados con pánico y con agorafobia, que generan el problema y por lo tanto hay que modificarlos.

Si los tienes (e imagino que los tienes casi todos, y con mucha frecuencia), por un lado es una prueba más de que lo que te pasa es ansiedad; y por otro lado, esos pensamientos son los que tienes que modificar, ya que son los que producen tu angustia o ansiedad. Se trata de pensamientos erróneos que crees que son verdaderos, "realistas" (aunque no lo son), y que han ido creando tu problema.

Los fármacos reducen los síntomas de la ansiedad, pero no te van a cambiar estos pensamientos. Para cambiarlos tendrás que discutirlos con un psicólogo especialista (de los que no hay muchos). Mientras tanto, intenta convencerte leyendo estos pensamientos y discutiéndolos con alguien de tu confianza. También hay que leer y discutir el libro que te he recomendado ("Venza sus temores").

Por lo general, será una lectura muy clarificadora y eso puede ayudar a que te relajes. Pero esto es difícil, pues fíjate que resulta difícil creer que sólo sea un problema de ansiedad, aunque lo hayan confirmado varios médicos. Pues, sin embargo, insisto, es sólo un problema de ansiedad. Y se cura.

Si ves que la lectura del libro te pone peor, entonces hay un cierto carácter obsesivo en tus pensamientos, y puede haber otros trastornos, como por ejemplo el de hipocondría, que se sumaría al trastorno de pánico y agorafobia.

Cuándo se trata de pánico, normalmente, el paciente con este tipo de problemas, con frecuencia, no cuenta nada a las personas de su alrededor. Lo intenta ocultar. Pero intentar ocultarlo a todos no es bueno, pues es una tarea que genera más ansiedad, a la que hay que dedicarle mucho tiempo para pensar en ello, lo que generará más ansiedad.

Tener este problema no significa ser un bicho raro. En España hay cerca de un millón de personas (1.000.000) con el mismo problema de trastorno de pánico con agorafobia y 2.400.000 personas tienen algún trastorno de ansiedad, ya sea éste u otros trastornos similares de ansiedad (existen otros tipos diferentes, como ansiedad generalizada, fobia social, o trastorno obsesivo compulsivo, etc.) Así es que no se es un bicho raro por tener este trastorno, lo que sucede es que las personas que lo padecen no tienen buena información sobre los trastornos de ansiedad.

Tener que ocultar lo que nos pasa, genera más ansiedad. Muchas de las situaciones que se intentan evitar tienen un denominador común: uno piensa que pueden provocarle ansiedad, y piensa que será muy embarazoso que los demás noten que tiene ese problema, o tener que dar explicaciones sobre lo que le sucede, etc. Este problema es lo llamamos "agorafobia".

Cuánto más grave es la agorafobia, más se evita. Y se evita porque se cree que la ansiedad que provoca exponerse a esas situaciones que se evitan es insoportable y terrible, cuándo... sólo es ansiedad.

No pienses que evitando todas las situaciones se resolvería todo. Ese pensamiento no es cierto, pero te produce más ansiedad. Para evitar todas esas situaciones hay que seguir pensando... y probablemente mal... con lo que seguirá generando el mismo problema. Al evitar, lo que sucede es que se reduce la ansiedad, porque lo piensa menos, al no estar presente la sitación, pero al final seguirás con el problema, hasta que no se eliminen todos estos pensamientos del listado que te enviamos.

A las personas que llegan a nuestra consulta les enseñamos a manejar sus pensamientos y su ansiedad. Les ayudamos a deshacer los errores que han ido encerrándoles en este callejón sin salida. Al cabo de unos meses, estas personas han acabado con su problema y se les da el alta.

Pero no podemos ayudar a un paciente si él no colabora. Si él no viene, o si viene sólo a un par de sesiones (por las presiones familiares), se quedará con su problema para siempre, aunque su problema tenga solución, y otros muchos la hayan encontrado. Es lo único que te podemos decir. El psicólogo te puede ayudar, pero siempre que vayas al psicólogo (que el psicólogo sea un especialista en ansiedad y estrés) y colabores con el psicólogo. Si no, no se puede hacer nada. Si alguien no quiere ir al psicólogo, no hay mucho que podamos hacer para ayudarle, lo más probable es que su trastorno siga el desarrollo que ha tenido hasta ahora, con una sucesión de ataques de pánico, con un conjunto de situaciones que se evitan, que puede ir aumentando... y tomando fármacos. La calidad de vida estará bastante deteriorada y la del resto de la familia que conozca el problema también.

Algunas personas con agorafobia recurren a grupos de autoayuda como única solución. Los grupos de autoayuda pueden ser útiles para mejorar la motivación de una persona con un trastorno de ansiedad (fobia social, agorafobia, etc.) en la búsqueda de una solución a su problema. En el grupo de personas que comparten un problema, algunos individuos sirven de estímulo positivo a otros, y todos se ven beneficiados por esta dinámica: tanto los que en un momento desempeñan un papel activo, didáctico, altruista, etc., con los otros, como los que reciben esa ayuda de sus compañeros. Pero los grupos de autoayuda pueden ejercer el efecto contrario en un momento dado, si no hay un especialista: puede suceder, por ejemplo, que se desmoralicen muchos individuos del grupo tras una recaída sufrida por uno de los individuos que componen el grupo.

Los grupos de autoayuda pueden servir para trasmitir información, pero si no hay un especialista, el grupo de autoayuda puede trasmitir también información que no es correcta y que puede perjudicar a los miembros del grupo. Un especialista ha estudiado muchos años y no deja de hacerlo nunca.

Los grupos de autoayuda pueden facilitar el que los individuos realicen exposición a situaciones temidas (uno de los componentes básicos de los tratamientos eficaces contra las fobias). Pero no todas las exposiciones (afrontar una situación que normalmente se evita) reducen la ansiedad.

Para que la exposición sea eficaz suele ser necesario que se den ciertas condiciones (que el sujeto sepa manejar sus pensamientos, su nivel de activación, etc.) Esto es algo que debe ser dirigido también por un especialista.

Por último, los grupos de autoayuda pueden facilitar la disminución del malestar psicológico al compartir con otras personas las dificultades propias y tomar conciencia de que uno no es el único que sufre este trastorno, ni es tan raro. Esto por lo general es bueno, salvo que un individuo con un trastorno ligero entre a formar parte de un grupo con un trastorno grave.

Por todo ello, no podemos recomendar a los grupos de autoayuda en trastornos de ansiedad como una solución eficaz para resolver un problema de ansiedad. Estaríamos engañando a las personas que nos piden ayuda.

Ahora bien, si una persona que está en manos de un especialista quiere desarrollar también algunas actividades en un grupo de autoayuda, sin duda, le será muy útil. El especialista le va a pedir que haga exposiciones a situaciones temidas, y para este fin, algunas tareas se pueden programar como parte de las actividades que se realizan con el grupo de autoayuda.

Así mismo, si una persona no tiene posibilidad real de acceder a un tratamiento con un especialista, pues también será mejor un grupo de autoayuda que la nada. Pero esta persona debería seguir buscando un tratamiento eficaz. El grupo de autoayuda es gratuito, pero también hay tratamientos gratuitos en los centros públicos de salud. Y si el tratamiento que ofrecen en el servicio público no es el adecuado o es insuficiente, será mejor buscar un especialista privado.

En cierto sentido, podríamos comparar los grupos de autoayuda con el ejercicio físico, pues en ambos casos se trata de actividades buenas para la salud y en concreto buenas para los trastornos de ansiedad, pero ninguna de las dos son técnicas eficaces de tratamiento por sí solas.

Por último, permítaseme una reflexión en "voz" alta. Si yo tuviera un cáncer, pienso que me sería muy útil en algunas ocasiones (no siempre) hablar con otras personas que tienen un problema similar. La búsqueda de apoyo social es algo muy bueno para cualquier persona con problemas de salud. Pero nunca se me ocurriría pensar que eso es todo lo que puedo hacer por mi salud. Sin duda, buscaría a un buen oncólogo, me pondría en sus manos, si tengo dudas lo contrastaría con otro especialista, buscaría información sobre tratamientos, y por supuesto procuraría ponerme en manos del mejor especialista.

Doy por sentado que, al hablar de "especialista", me refiero a un especialista científico, nunca una persona que me prometa milagros. La ciencia tiene sus limitaciones, no hace milagros, pero ha salvado muchas vidas y puede ayudar a mejorar otras. Las curaciones milagrosas, casi siempre resultan ser engaños.

Pues con los trastornos de ansiedad habría que hacer algo similar que en el caso del cáncer. Parece lógico pensar algo así como: "Un trastorno de ansiedad no amenaza mi supervivencia, pero sí atenta seriamente contra mi calidad de vida. Por lo tanto, hay que buscar un tratamiento eficaz, no puedo permanecer pasivo mientras sufro".

Desde hace unos años, dentro de la Asociación de Psicólogos Americanos, ha surgido un grupo de trabajo que pretende fomentar la investigación y difusión de los llamados "tratamientos empíricamente validados". Son los tratamientos que han demostrado científicamente ser eficaces para curar un determinado trastorno, como por ejemplo cualquiera de los trastornos de ansiedad (agorafobia, fobia social, ansiedad generalizada, etc.) Uno de los objetivos de este grupo de trabajo es fijar un consenso a nivel de expertos, investigadores y profesionales, sobre cuáles son las técnicas concretas que curan un determinado problema. Si se desea consultar esta información bastará con buscar expresiones tales como "tratamientos eficaces", "tratamientos basados en la evidencia científica", "empirically validated treatment",... en cualquier buscador de Internet. Véase el enlace:

http://www.ucm.es/info/seas/ta/trat/trat_efi.htm

A continuación te enviamos el listado de pensamientos que tienes que leer con alguien de confianza, para discutirlos. Aunque uno esté convencido de que esos pensamientos son verdaderos, no lo son. Si evalúas con qué frecuencia tienes esos pensamientos, verás que los tiene muy frecuentemente. Son los pensamientos que generan la ansiedad.

Después de este listado encontrarás los criterios diagnósticos de los trastornos de ansiedad relacionados con pánico y agorafobia. Supongo que cumplirás los criterios del "trastorno de pánico con agorafobia" (o trastorno de angustia con agorafobia). Compruébalo tú misma y coméntalo con alguien de confianza.

Te deseamos lo mejor para este nuevo año y te enviamos un afectuoso saludo.

El Equipo de CETAES


LISTADO DE PENSAMIENTOS CARACTERÍSTICOS DE LA AGORAFOBIA Y DEL PÁNICO

1 Agorafobia

1.1. Tiendo a pensar que los demás perciben mis síntomas de ansiedad (por ejemplo, aumento de tasa cardíaca, dificultades para respirar, etc.), tal y como yo los percibo

1.2 Pienso que una de las cosas más terribles que me puede suceder es que se disparen mis síntomas de activación fisiológica (tasa cardíaca, respiración, etc.)

1.3 Pienso que en la actualidad me resulta muy difícil enfrentarme con las situaciones que me generan tensión

1.4 Me preocupa que los demás (los que no conocen mi problema) noten mi ansiedad

1.5 Me preocupan especialmente aquellas situaciones en las que si comenzase a elevarse mi ansiedad resultaría difícil escaparse sin que se notara

1.6 Pienso que algunas situaciones que temo me resultará muy difícil volver a afrontarlas de manera que pueda sentirme a gusto en ellas

1.7 Dedico mucho tiempo a pensar en situaciones que me alteran

1.8 Pienso que tengo un control muy pobre sobre mi ansiedad y que confío mucho en cosas que me dan seguridad, como por ejemplo llevar un ansiolítico, estar cerca de un hospital, que me acompañe alguien, estar cerca de casa, etc.

1.9 Cuando estoy en una situación que me produce ansiedad me cuesta mucho pensar en otra cosa

1.10 Cuando estoy en una situación que me produce síntomas intensos de ansiedad me cuesta mucho pensar que lo que me está sucediendo es sólo ansiedad

1.11 Cuando me entero que tendré que enfrentarme con una situación que evito normalmente, comienzo de inmediato a preocuparme, aunque todavía falte mucho tiempo hasta que llegue este suceso

1.12 Cuando no me ha quedado más remedio que enfrentarme a una situación que evito, pienso que lo he pasado tan mal, que preferiría no tener que volver a repetirlo

1.13 Si tuviera que enfrentarme a una situación de las que evito, pienso que me resultaría muy difícil hacerlo sin la ayuda de un ansiolítico

1.14 Dedico mucho tiempo a pensar en mis problemas de ansiedad

2 Pánico

2.1 Si aumenta mi estado de ansiedad pienso que no podré controlarme

2.2 Pienso que estoy demasiado pendiente de mis síntomas de ansiedad (tasa cardíaca, respiratoria, etc.)

2.3 Pienso que es muy probable que en un momento dado aumente mucho mi estado de ansiedad y no sepa controlarme

2.4 Creo que tiendo a confundir mis síntomas de ansiedad (palpitaciones, respiración agitada, etc.) con otros problemas más serios que me asustan (por ejemplo, ataque al corazón, mareo, pérdida de conciencia, volverme loco, etc.)

2.5 Cuando me activo mucho, en realidad pienso que puedo llegar a morir, o volverme loco, o marearme y caer al suelo, etc.

2.6 Dedico mucha atención a pensamientos relacionados con temores y activación fisiológica

2.7 Cuando estoy muy activado pienso que sólo podré controlarme si tomo una pastilla (fármaco ansiolítico)

2.8 Doy mucha importancia al malestar psicológico que produce la ansiedad

2.9 Me siento incapaz de controlar aquellos pensamientos que disparan mis síntomas de ansiedad

2.10 Pienso muchas veces en la posibilidad de perder el control

2.11 Me parece horrible llegar a perder el control

2.12 Cuando me activo mucho soy incapaz de pensar fríamente

2.13 Cuando se dispara mi ansiedad, mis pensamientos negativos van tan deprisa que no puedo pararlos

2.14 Pienso que soy una persona muy especial , por las cosas que me han pasado o que me pueden pasar


CRITERIOS DIAGNÓSTICOS

Criterios para el diagnóstico de crisis de angustia (panic attack)

Aparición temporal y aislada de miedo o malestar intensos, acompañada de cuatro (o más) de los siguientes síntomas, que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 min:

1. palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardíaca 2. sudoración 3. temblores o sacudidas 4. sensación de ahogo o falta de aliento 5. sensación de atragantarse 6. opresión o malestar torácico 7. náuseas o molestias abdominales 8. inestabilidad, mareo o desmayo 9. desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno mismo) 10. miedo a perder el control o volverse loco 11. miedo a morir 12. parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo) 13. escalofríos o sofocaciones

Criterios para el diagnóstico de agorafobia

A. Aparición de ansiedad al encontrarse en lugares o situaciones donde escapar puede resultar difícil (o embarazoso) o donde, en el caso de aparecer una crisis de angustia inesperada o más o menos relacionada con una situación, o bien síntomas similares a la angustia, puede no disponerse de ayuda. Los temores agorafóbicos suelen estar relacionados con un conjunto de situaciones características, entre las que se incluyen estar solo fuera de casa; mezclarse con la gente o hacer cola; pasar por un puente, o viajar en autobús, tren o automóvil.

Nota: Considerar el diagnóstico de fobia específica si el comportamiento de evitación se limita a una o pocas situaciones específicas, o de fobia social si tan sólo se relaciona con acontecimientos de carácter social.

B. Estas situaciones se evitan (p. ej., se limita el número de viajes), se resisten a costa de un malestar o ansiedad significativos por temor a que aparezca una crisis de angustia o síntomas similares a la angustia, o se hace indispensable la presencia de un conocido para soportarlas.

C. Esta ansiedad o comportamiento de evitación no puede explicarse mejor por la presencia de otro trastorno mental como fobia social (p. ej., evitación limitada a situaciones sociales por miedo a ruborizarse), fobia específica (p. ej., evitación limitada a situaciones aisladas como los ascensores), trastorno obsesivo-compulsivo (p. ej., evitación de todo lo que pueda ensuciar en un individuo con ideas obsesivas de contaminación), trastorno por estrés postraumático (p. ej., evitación de estímulos relacionados con una situación altamente estresante o traumática) o trastorno de ansiedad por separación (p. ej., evitación de abandonar el hogar o la familia).


Criterios para el diagnóstico de F41.0 Trastorno de angustia sin agorafobia (300.01)

A. Se cumplen 1 y 2:

1. crisis de angustia inesperadas recidivantes 2. al menos una de las crisis se ha seguido durante 1 mes (o más) de uno (o más) de los siguientes síntomas:

(a) inquietud persistente ante la posibilidad de tener más crisis

(b) preocupación por las implicaciones de la crisis o sus consecuencias (por ej., perder el control, sufrir un infarto de miocardio, "volverse loco")

(c) cambio significativo del comportamiento relacionado con las crisis

B. Ausencia de agorafobia.

C. Las crisis de angustia no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o una enfermedad médica (p. ej., hipertiroidismo).

D. Las crisis de angustia no pueden explicarse mejor por la presencia de otro trastorno mental, como por ejemplo fobia social (p. ej., aparecen al exponerse a situaciones sociales temidas), fobia específica (p. ej., el exponerse a situaciones fóbicas específicas), trastorno obsesivo-compulsivo (p. ej., al exponerse a la suciedad cuando la obsesión versa sobre el tema de la contaminación), trastorno por estrés postraumático (p. ej., en respuesta a estímulos asociados a situaciones altamente estresantes), o trastorno por ansiedad de separación (p. ej., al estar lejos de casa o de los seres queridos).


Criterios para el diagnóstico de F40.01 Trastorno de angustia con agorafobia (300.21)

A. Se cumplen 1 y 2:

1. crisis de angustia inesperadas recidivantes 2. al menos una de las crisis se ha seguido durante 1 mes (o más) de uno (o más) de los siguientes síntomas:

(a) inquietud persistente por la posibilidad de tener más crisis

(b) preocupación por las implicaciones de la crisis o sus consecuencias (por ej., perder el control, sufrir un infarto de miocardio, "volverse loco")

(c) cambio significativo del comportamiento relacionado con las crisis

B. Presencia de agorafobia.

C. Las crisis de angustia no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o una enfermedad médica (p. ej., hipertiroidismo).

D. Las crisis de angustia no pueden explicarse mejor por la presencia de otro trastorno mental, como por ejemplo fobia social (p. ej., aparecen al exponerse a situaciones sociales temidas), fobia específica (p. ej., el exponerse a situaciones fóbicas específicas), trastorno obsesivo-compulsivo (p. ej., al exponerse a la suciedad cuando la obsesión versa sobre el tema de la contaminación), trastorno por estrés postraumático (p. ej., en respuesta a estímulos asociados a situaciones altamente estresantes), o trastorno por ansiedad por separación (p. ej., al estar lejos de casa o de los seres queridos).


Criterios para el diagnóstico de F40.00 Agorafobia sin historia de trastorno de angustia (300.22)

A. Aparición de agorafobia en relación con el temor de desarrollar síntomas similares a la angustia (p. ej., mareos o diarrea).

B. Nunca se han cumplido los criterios diagnósticos del trastorno de angustia.

C. El trastorno no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (drogas, fármacos) o de una enfermedad médica.

D. Si el individuo presenta una enfermedad médica, el temor descrito en el Criterio A es claramente excesivo en comparación con el habitualmente asociado a la enfermedad médica.

Buscar más información sobre Pánico en el servidor de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (S.E.A.S.)

Google
WWW www.ucm.es/info/seas/

Buscar más información sobre Agorafobia en el servidor de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (S.E.A.S.)

Google
WWW www.ucm.es/info/seas/

CETAES - Centro de Tratamiento de la Ansiedad y el Estrés
Tel. 91 559 14 19
Maestro Guerrero, 4 - Bajo
28013 - Madrid
 (a 50 m. del Metro de Plaza de España) 
 Consúltenos sus dudas por Correo Electrónico